Como hacer una caja de luz para sacar fotos

Caja de luz para fotos

Si eres como yo, no quieres gastar dinero si puedes hacerlo tú mismo y obtener los mismos resultados. Un día que estaba en mi tienda de fotografía local vi una de estas carpas de luz “Pop-Up”. Consistía en una caja de tela blanca plegable con un agujero en la parte delantera y 3 luces, que se utiliza para fotografiar objetos pequeños en estudios fotográficos (como la toma del reno de chocolate de la izquierda).

Iba a comprarla hasta que vi el precio de 100 dólares. De ninguna manera voy a gastar 100 dólares en una tela y 3 luces cuando el material cuesta mucho menos. Así que me puse a construir una de estas carpas de luz y no me salió nada mal.

1.) Una caja – ¡Puede ser del tamaño que quieras mientras puedas iluminarla! Yo prefiero que sea lo más cuadrada posible. Puedes encontrar cajas en cualquier lugar de forma gratuita. Yo conseguí la mía en el trabajo en la que tiran de todas formas. También puedes encontrar cajas en la parte trasera de los centros comerciales, tiendas de comestibles, tiendas de electrodomésticos o básicamente cualquier lugar que fabrique o venda productos. Cuanto más grueso sea, mejor. (Gratis)

Caja de fotos diy

Aprende a hacer una caja de luz DIY para la fotografía de productos en lugar de comprar una costosa caja de luz fotográfica en Amazon. Todo lo que tienes que hacer es colocar varias lámparas de bajo coste y fijar placas difusoras a una caja de cartón. Con esta caja de luz fotográfica, ya no tendrás que depender de la luz natural del sol y empezarás a hacer fotos de alta calidad para venderlas online.Contenido:

Para hacer una caja de luz de bricolaje adecuada, necesitas una caja de cartón enorme. Cuanto más grande sea la caja, más variedad de objetos de diferentes tamaños podrás fotografiar. Pida a los trabajadores de las tiendas cercanas cajas innecesarias o compre la más adecuada en una empresa de almacenamiento.

Si quieres aprender a hacer una caja de luz para fotografía que te sirva durante mucho tiempo, utiliza materiales duraderos. Las cajas de madera o de plástico opaco son una buena opción. Pero ten en cuenta que para cortar los paneles en el lateral de dichas cajas, necesitarás una herramienta más resistente, por ejemplo, una sierra.

Sitúa la caja en uno de los lados para que las solapas queden abiertas frente a ti. Marca un punto de aproximadamente 5,1 cm (2 pulgadas) con una regla desde cada borde del lado de la caja de luz de bricolaje. Utiliza un lápiz para dibujar una línea cerca de los bordes de la caja y conecta los puntos. Como resultado, verás una zona en forma de rectángulo cerca de los bordes. No olvides hacer lo mismo en el otro lado.

Construye tu propia caja de fotos

Coloca una hoja de papel blanco dentro de la caja, que utilizarás como fondo. Componga su producto y coloque las solapas de la caja de manera que reflejen la mayor parte de la luz natural que pueda haber en la habitación.

Lo mejor es colocar la caja junto a una fuente de luz. Para conseguir una iluminación uniforme, también puedes considerar la posibilidad de fotografiar en el exterior con luz solar directa. Sólo tienes que asegurarte de que el sol no incida directamente sobre el producto.

Ahora dobla la caja, solapando las solapas en forma de triángulo. Mantenlas en su sitio con cinta adhesiva o tiras de velcro. Con esto último, podrás plegarla para transportarla y volver a montarla fácilmente.

A continuación, pega la tira de LEDs de 5V a la pequeña solapa de la parte superior delantera de la caja. Si te sobran esas luces, considera la posibilidad de añadir más para cubrir todos los lados. Hacerlo así te garantiza una iluminación uniforme.

Estas luces son bastante económicas. Incluso vienen con una conexión micro USB que puedes conectar a un banco de energía portátil. Puedes hacerlo con un simple cable, lo que convierte a esta caja de luz en lo último en “bricolaje”.

Caja de luz led diy

Te voy a contar un pequeño secreto. No necesitas una caja de luz para hacer fotos de fondo plano al estilo de un estudio de tus productos. No necesitas grandes luces ni una cámara de lujo. Lo único que necesitas son unas tablas reflectoras o una cortina de ducha blanca, una ventana, tu teléfono y un par de aplicaciones. Te mostraré cómo hacerlo.

Crea tu estudio poniéndote de lado a una ventana luminosa y sombreada. No quieres que las sombras sean duras. Utiliza una hoja de Coreflute como base o una mesa o banco blanco como el mío (en ese caso sólo necesitarás la tabla reflectora) y coloca la otra como fondo con la V que rodea al sujeto frente a la ventana. De este modo, se reducen las sombras al reflejar la luz en el sujeto. Al tenerlo ligeramente inclinado en lugar de directamente paralelo, también iluminará la parte delantera del sujeto.

Ahora haz la foto. Notarás que se ve muy gris a través de tu teléfono. Como describí en el post 3 razones por las que necesitas editar tus imágenes, esto se debe a que la cámara asume que todas las escenas son de un gris medio y ésta obviamente no lo es. Toca en tu pantalla para que aparezca el pequeño sol y desliza el dedo hacia arriba para aumentar la exposición. Si te olvidas de hacer esto (como hice yo) no te preocupes. Todavía puedes conseguir una toma superior editando. (¡¡También notarás que mis tablas están empezando a ensuciarse un poco! Están MUY bien usadas).